Visita nuestro archivo

Aprender el Muay Thai original: el poder del trabajo en equipo.
Capítulo 2: el Arte del contraataque de Boglek Pinsinchai.

Por Marco De Cesaris

Estadio de Muay Thai Rajamnern, Bangkok. El peleador de la esquina azul carga como un toro furioso: sabe que está atrás en los puntos porque ha sido derribado varias veces por el peleador de la esquina roja. Sin embargo, no acepta la derrota y elige atacar sin descanso con la esperanza de encontrar una abertura en el muro de defensa de su oponente. Tan pronto como ve una apertura, el luchador en la esquina azul lanza otra poderosa patada circular al torso de su oponente. Sin embargo, se da cuenta demasiado tarde de que está cayendo nuevamente en la trampa del Rojo. En un abrir y cerrar de ojos, el Rojo se aleja, se inclina y “corta” la pierna de apoyo del Azul con una patada baja increíblemente rápida que lo derriba violentamente en el tablero del ring. El boxeador tailandés en la esquina azul era valiente y fuerte, pero el boxeador al que se enfrentaba era demasiado hábil para él. De hecho, demasiado hábil para la mayoría de sus oponentes. De hecho, el boxeador con pantalones rojos fue uno de los mejores luchadores en contra de Muay Thai de todos los tiempos, libra por libra: su nombre de ring es Boglek Pinsinchai.
El récord de Boglek habla por sí solo:
170 reuniones oficiales
162 victorias
8 derrotas
0 empates
Un increíble 95% de victorias en los partidos disputados.
Campeón de Tailandia 1984
Campeón del estadio Lumpini 1986-1987
Peso: 112 libras (51 kgs) a 119 libras (54 kgs)
Durante mis estancias en el Pinsinchai Gym, he tenido la suerte de tenerlo muchas veces como tutor principal, siempre bajo la atenta mirada del Maestro Krutsuwan. En ese momento, Boglek era un campeón de renombre, miembro de los luchadores de élite de Asswindum, la asociación de los principales promotores del Estadio de Boxeo Rajadamnern.

boglek marco de cesaris 1 Aprender el Muay Thai original: el poder del trabajo en equipo. Capítulo 2

Todos los peleadores del Camp del general Pinsinchai lo respetaban mucho. Él era uno de los mayores y todos querían aprender sus trucos y estrategias de lucha. Su rostro no mostraba residuos de las muchas peleas por las que había pasado. De hecho, encarnaba perfectamente el luchador en contra de Muay Thai ideal. Sus habilidades de contraataque fueron excepcionales, al igual que sus excelentes tácticas de combate. Sus defensas y respuestas contra patadas circulares fueron legendarias. Sin duda, su técnica favorita, la que lo hizo famoso, fue su increíble patada baja cortante. Esta estrategia de lucha es muy antigua: en el Muay Boran se llama “el monje barre el piso” (Then Kwad Laan).

taen kwad laan Aprender el Muay Thai original: el poder del trabajo en equipo. Capítulo 2

Esta técnica tradicional pertenece al estilo llamado Kon Muay Kae (ver artículos anteriores:The elusive Art of counter fighting: Kon Muay Kae style (part 2)). Un luchador bien entrenado en el estilo Kon Kae posee un arsenal de maniobras de contraataque que le permiten hacer frente a muchos ataques posibles: puñetazos, patadas, rodillas y codos. Algunos de los mejores exponentes del Muay moderno son los luchadores de contraataque. Pertenecen a una tradición de guerreros que en la antigüedad mostraban la versión más hermosa y destructiva de la lucha siamesa. En el combate moderno de Muay Thai, la mayoría de los ataques de puntuación están representados por las patadas: entre los diversos estilos de patadas, las patadas circulares al cuerpo se emplean con mayor frecuencia por las puntuaciones altas que garantizan. Por lo tanto, es muy prudente que un Nak Muay (luchador de Muay) desarrolle más de una táctica de lucha para hacer frente a esas poderosas patadas de tibia. Boglek Pinsinchai era un maestro absoluto en detectar, esquivar y contrarrestar patadas circulares de muchas formas efectivas. Me enseñó el arte sutil de atraer al oponente, haciendo que te ataque exactamente con la técnica que estás listo para contrarrestar. Esta táctica se llama Lo en tailandés. Por ejemplo, me mostró muchas formas de hacer que el oponente patee tu flanco moviéndose hacia un lado o pretendiendo abrir la guardia. Cuando el oponente cae en tu trampa y te patea, debes reaccionar de inmediato, antes de que se complete el ataque. Está claro que es necesario tener buenos reflejos y buena velocidad de piernas para hacer esto, pero con un buen profesor y con el entrenamiento adecuado todos pueden mejorar su rendimiento. Los escenarios en los que trabajava eran generalmente los siguientes:

1. Patea a tu oponente con tu pierna trasera y déjalo contraatacar con su poderosa patada circular de tibia que controlas con ambos brazos. Luego lo pateas de nuevo y, al mismo tiempo que el contraataca, das un pequeño paso hacia un lado y pateas la rodilla de su pierna de apoyo. Seguramente caerá pesadamente al suelo.

2. Te alejas del lado abierto del oponente (el lado de la pierna trasera) unas cuantas veces. Entonces, de repente, te detienes y lo atraes para desatar el poder de su patada circular con la pierna de atrás. Dado que esta es tu trampa, estás bien preparado para dar la vuelta rápidamente y patear la rodilla de su pierna de apoyo, derribando a tu oponente con fuerza.

3. Patea el cuerpo de tu oponente con una patada rápida, sin poner tu masa corporal en la patada. En consecuencia, te encontrarás en una posición de perfecto equilibrio, listo para dar un pequeño paso hacia un lado y recibir su patada de contrataque en la axila. Ahora tienes 3 opciones:
I. Posibilidad número uno: patear la parte delantera de la rodilla para lesionar la articulación y doblar el primer golpe con una patada en el cuello o en el lado de la cabeza.

II. Opción número 2: golpear la cara con un puño y luego patear la pierna de apoyo.
III. Opción número 3: Después de agarrar su pierna, proceda a patear la parte posterior de la rodilla de su pierna de apoyo para derribar inmediatamente al oponente.
La excepcional capacidad de contraataque de Boglek Pinsinchai no se limitaba al combate a larga distancia. A media distancia, bloqueaba a sus oponentes con puños secos, directos o ganchos cortos. Aunque no era realmente un boxeador, sabía cómo mantener a sus oponentes continuamente inseguros al tratar de adivinar qué arma corporal tenía la intención de usar tanto a largo como a medio alcance. Incluso a corta distancia, Boglek era un luchador increíblemente bueno. De hecho, rara vez fue el primero en hacer un agarre pero, tan pronto como su oponente trataba de agarrarlo por el cuello o los brazos, rápidamente pasava a la modalidad de grappling. Por lo general, esperaba a que el oponente hiciera su movimiento y luego, en un instante, lo desequilibraba con un rápido giro del cuerpo. La mayor de la veces el atacante no tenía tiempo para empezar a lanzar golpes de rodilla y caía con fuerza al piso.

Su sistema de entrenamiento.
Muchos han intentado comprender el “secreto” del inmejorable patada baja de Boglek Pinsinchai. En realidad, no hay secretos. El problema no es cómo hacer la patada baja: después de muchas repeticiones y trabajo regular con el saco pesado, cualquiera puede hacerlo. La verdadera pregunta es cómo desarrollar el tiempo para aplicar esa patada en el momento adecuado en una pelea. De hecho, el oponente no se detendrá, ni aceptará de buen grado atacarte con la técnica que esperas cuando la necesites. La mejor manera de desarrollar un buen timing es a través de largas sesiones de Len Chern (combate predeterminado).

boglek taen kwad laan Aprender el Muay Thai original: el poder del trabajo en equipo. Capítulo 2

Esto es lo que hacía Boglek a diario con algunos de los mejores luchadores de su tiempo. No hay secretos, solo grande fuerza de voluntad y métodos de entrenamiento correctos. Porque la vida en el Camp puede ser muy aburrida (entrenar 8 horas al día, 6 días a la semana es un trabajo realmente duro para todos) los boxeadores del Pinsnchai Gim siempre trataban de encontrar formas originales de divertirse mientras se entrenaban. Uno de los “juegos” que a menudo presencié fue intentar derribar a Boglek mientras practicaba el Len Chern. Él y sus compañeros de entrenamiento llevaban espinilleras y guantes, subían en el al ring y empezaban a colpearse con patadas en las piernas, cuerpo y cabeza. Uno tras otro, hicieban todo lo posible para golpearlo (en su mayoría sin éxito) mientras él bloqueaba o esquivaba sus ataques e inevitablemente los derribaba con una de sus famosas patadas cortantes. Ciertamente tenía reflejos rápidos y un sentido innato de la sincronización; sin embargo, pasó horas perfeccionando sus habilidades con la humildad de un verdadero campeón.